sábado, abril 09, 2016

Otoño

                           

                         


En el otoño caen desde el álamo
las altas flechas, el renovado olvido;
se hunden los pies en su frazada pura;
el frío de las hojas irritadas
es un espeso manantial de oro,
y un resplandor de espinas pone cerca del cielo
los secos candelabros de estatua erizada,
y el jaguar amarillo, entre las uñas,
huele una gota viva


Pablo Neruda, Canto general.

1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

poético y sensible buena mezcla para el amor