lunes, mayo 19, 2008

Luz de otoño


En el otoño caen desde el álamo
las altas flechas, el renovado olvido;
se hunden los pies en su frazada pura;
el frío de las hojas irritadas
es un espeso manantial de oro,
y un resplandor de espinas pone cerca del cielo
los secos candelabros de estatua erizada,
y el jaguar amarillo, entre las uñas,
huele una gota viva

Pablo Neruda, Canto general.

6 comentarios:

Evan dijo...

Tu foto engalana el poema de Neruda y viceversa...

:)

Un beso, Juan!

Vivian dijo...

¡Buenassss tardesss!¿Se pueeede?
Hola Juan
Una bonita imagen, pienso que ahora ya no le quedarán casi hojas con la humedad y el otoño. Me gusta el conjunto con el poema.
Un beso, después regreso por el cafecito.

cuentosbrujos dijo...

aqui la primavera lo inunda todo, si
está bonito, saludos brujos

Jake dijo...

juancito
te vengo a ver y ver tus fotos, escuchar la música
...el café ya es una excusa.

Lady Perséfone dijo...

Si amo a alguien es a neruda

Elena de San Telmo dijo...

Qué belleza esta foto me parece que ese árbol es un ginkgo. Decían en el Jardín Japonés que este árbol se pone dorado en una semana y caen sus hojas en el mismo tiempo. El poema de Neruda delicioso...
Un abrazo